Un recurso de empleo y planificación de carrera para personas ciegas o deficientes visuales

Conozaca a Conner

Estudiante y futura gran chef, Conner habla de su pasión por la cocina y su sueño de convertirse en chef profesional.

​​

Transcripción


Narrador: Bienvenido a Historias de Éxito, traído a usted por el Proyecto Aspiro, producido por la Unión Mundial de Ciegos y el CNIB y financiado por la Fundación Ontario Trillium.

En este vídeo conocerás a Conner Moreira, estudiante de la Escuela Ross Macdonald W. para Ciegos, y su supervisor Dennis Duce, propietario del Restaurante Sherwood en Brantford,Ontario, donde Conner está haciendo su servicio social como asistente de preparación de alimentos.

El video incluye un montaje de clips que muestran a Conner cortando verduras, preparando tocino, almacenando bandejas de cocina, y haciendo la limpieza de su espacio de trabajo.

<Música>


Conner: Mi nombre es Conner y estoy actualmente en mi último año de escuela secundaria y estoy haciendo mi servicio social en el restaurante Sherwood.

Mi pérdida de la visión se debe  al síndrome de Duane, los músculos no se desarrollaron correctamente, de tal manera que constriñen mi vista, así que puedo ver de cerca, pero no tan lejos.  Nací con el Síndrome de  Duane. Cuando era pequeña cocinaba para mis amigos y familia y ellos decían que era una gran cocinera, que podría visualizar la cocina como una carrera.

Dennis: Hola soy Dennis Douce, dueño  del restaurante Sherwood y Catering en Brantford, y también soy el jefe de cocina y  ayudo a supervisar las prácticas de los estudiantes aquí en el restaurante.

uso  mejor que nuestro personal regular. Ella está acostumbrándose a trabajar con un cuchillo. A ella le gusta usar uno pequeño; estamos tratando de llegar a graduarnos con un cuchillo francés y esa es nuestra próxima meta con ella. Pero ella está haciendo realmente  un trabajo maravilloso con nosotros.

Conner: Como sugiere mi título, ayudo en la preparación de alimentos para las comidas. Me Aseguro que toda la comida esté lista cuando el chef la necesita. En un  día normal preparo el tocino, corto  zanahorias y pelo  patatas. Me aseguro de que todo esté listo para el desayuno. Mi miedo era no saber dónde estaban las cosas en la cocina, estar totalmente perdida, pero todo el mundo me ayudó. Si tuviera alguna duda solo tengo que preguntarles a mis compañeros y ellos me orientarán. Esto me ha ayudado a aumentar la confianza en mí misma y a aprender a trabajar en equipo.

Dennis: Estábamos preocupados, ya sabe, con eso  de que ellos tienen que manejar cuchillos, y que a veces hay agua en el suelo, lo que puede provocar caídas. La salud y seguridad se volvieron una complicación para nosotros, pero hemos sido capaces de resolver esos inconvenientes. El año pasado, tuvimos un  estudiante totalmente ciego, y hemos sido capaces de enseñarle a moverse por el restaurante. Hemos eliminado todos los obstáculos y todo funcionó muy bien.

Conner: Mi plan para después de la escuela secundaria es ir a una universidad que tiene un programa culinario.

En cinco años me veo trabajando en un restaurante como chef menor y en 10 o 20 años me gustaría verme a mí misma como jefe de cocina en un crucero.

Me han demostrado que ser  chef es bastante difícil, pero creo que puedo hacerlo.

 ​

​​​​​