Un recurso de empleo y planificación de carrera para personas ciegas o deficientes visuales

Conozaca a Aaron

Becario Rhodes y ganador de la Medalla del Jubileo de Diamante; Aaron habla sobre el valor y la importancia de perseguir sus sueños.

Transcripción

Bienvenido a Historias de éxito. Traído a usted por el Proyecto Aspiro, producido por la Unión Mundial de Ciegos y CNIB y financiado por la Fundación Ontario Trillium.

En este vídeo conocerá  a Aaron Marsaw, Asesor Jurídico de los Servicios jurídicos de Ciudadanía e Inmigración de Canadá. Este vídeo incluye un montaje de clips que muestran Aaron caminando hacia su  trabajo hablando con los colegas y trabajando en su escritorio.

<Música>

Aaron:

Mi nombre es Aaron Marsaw. Mi profesión es Asesor Jurídico y la organización para la que trabajo es el Departamento de Justicia Federal de Canadá, más específicamente en Servicios jurídicos de Inmigración y Ciudadanía.

Mi formación académica consta de un título de grado en Ciencias Políticas y Filosofía de la Universidad Laurentian. Luego estuve un par de años en Oxford,  Inglaterra cursando Estudios de Desarrollo Internacional y también estudié  derecho en la Universidad de Toronto.

El origen de mi  pérdida de  visión es la atrofia del nervio óptico. No tengo ninguna visión en el ojo izquierdo y sólo tengo  aproximadamente dos por ciento  de visión periférica en mi ojo derecho. Perdí mi visión cuando tenía unos 12 años de edad, en 1985, debido a un tumor cerebral y quistes detrás del nervio óptico.

Perder mi visión fue sin duda una experiencia difícil para mí, en particular el proceso de perder mi visión durante  varios meses, sin saber lo que estaba pasando o, ni siquiera darme cuenta de que estaba perdiendo mi vista en  primer lugar y sin embargo se me estaba volviendo difícil  realizar diferentes tareas. Por lo tanto el proceso de adaptación a esa nueva realidad fue ciertamente difícil, emocionalmente hablando. A los 12 años, justo cuando yo tenía la esperanza de conseguir un poco de independencia sentí que perder mi vista era un completo retroceso.

Cuando estaba en la escuela secundaria trabajé como consejero de campamento en los veranos y sí que fue una experiencia maravillosa en cuanto a trabajo con el público y el desarrollo de diferentes habilidades como la planificación de actividades recreativas y de primeros auxilios.

Creo que trabajar siendo joven y estudiante fue importante, sí, y creo que me ayudó a prepararme para encontrar empleo como adulto porque me acostumbré  a todo, desde cómo actuar, cómo prepararme y cómo comportarme durante las entrevistas de trabajo y la for​ma de llevarme bien con los compañeros de trabajo y mi empleador en el entorno laboral.

Lo que más me gusta de mi trabajo es que puedo ayudar a mis cclientes. También que tengo la oportunidad de interactuar con colegas maravillosos y utilizar mis habilidades analíticas en el proceso.

Creo que haber perdido mi vista me inculcó la determinación de no dejar de fumar o de no permitir que mi pérdida de visión me impida seguir haciendo las cosas que me apasionan o perseguir mis sueños.

Pero en general creo que mis limitaciones son una cuestión de mi percepción más que algo real, así que trato de mantener una mente abierta y no permitir que mis percepciones se interpongan en el camino de mis sueños.

Sí que he tenido varios mentores y de hecho actualmente todavía tengo mentores. Ellos me ayudan a ver las situaciones de una manera en la que no había pensado; me abren los ojos a otras posibilidades que no había imaginado. En general creo que son parte del proceso de aprendizaje sobre mí mismo y de mi desarrollo personal y profesional. En cuanto a los consejos que le daría a alguien que busca mentor y no sabe por dónde comenzar: lo que me funcionó  mejor a mí fue utilizar recursos de tutoría informal, en lugar de ir con alguien  preguntándole que si "Le gustaría  ser mi mentor". Muchas personas pueden ser reacias a asumir una responsabilidad tan grande.

Creo que sólo con que pregunte  a la gente en quien confía las dudas que usted tiene  ellos estarán más que contentos  de hablar de sí mismos y compartir sus experiencias. Luego la relación tiene que ser alimentada y tiene que crecer como cualquier otra amistad o relación profesional; lo cual  no sucede de la noche a la mañana. No tenga miedo de perseguir sus sueños, es sólo siguiendo sus sueños y haciendo algo que le apasiona como usted será realmente feliz a largo plazo. También debe ser capaz de ejercer sus derechos y expresar sus necesidades, porque solo usted sabe lo que le es útil y nadie mejor que usted puede decir lo que usted necesita. ​​